Search form

BancoEstado y Chilenter avanzan en disminución de brecha digital con entrega de computadores a escuelas y organizaciones sociales

Subgerencia de Comunicaciones

, Oct 17, 2011. 02:00

Niños y jóvenes que asisten a los talleres del Centro de Prevención Social San Pablo de Mirasol de Puerto Montt, contarán desde hoy con una sala de computación equipada con 11 equipos entregados por BancoEstado y reacondicionados por Chilenter.
La iniciativa que busca terminar con la brecha digital existente en el país, entregando mejores oportunidades de acceso a la tecnología, implica la entrega de un total de 900 computadores y tres servidores durante el 2011.

 

 
El director ejecutivo de Chilenter, Sergio Larraín, y el vicepresidente de BancoEstado, Roberto Palumbo, visitaron la sala de computación en compañía del Senador Carlos Kuschel, y la Diputada Marisol Turres 

 

Puerto Montt, viernes 14 de octubre de 2011.- Nuevas y mejores herramientas para acceder a las tecnologías de la información, tendrán niños y jóvenes del Centro de Prevención Social PPC San Pablo de Mirasol de Puerto Montt, organización que recibió 11 computadores de BancoEstado. La entrega se realizó en el marco de un traspaso de 900 equipos y tres servidores que BancoEstado cedió a la Fundación Chilenter para que sean utilizados por distintas organizaciones sociales, fundaciones sin fines de lucro y establecimientos educacionales subvencionados del país.   

 

La comunidad del Centro de Prevención Social San Pablo de Mirasol, integrada por más de 100 niños y jóvenes, cuenta con una moderna sala de computación equipada gracias al aporte de BancoEstado 

 

La ceremonia se realizó en dependencias del Centro San Pablo de Mirasol y contó con la presencia del vicepresidente de BancoEstado, Roberto Palumbo, y el director Ejecutivo de la Fundación Chilenter, Sergio Larraín. También estuvieron presentes autoridades locales, representantes de diversas instituciones educacionales de la región, ejecutivos de la entidad financiera, y miembros de la comunidad educativa, liderados por la directora del centro, Mireya Arjel.

La iniciativa beneficiará a más de 100 niños y jóvenes en riesgo social, de entre 5 a 18 años, que diariamente asisten a este centro de prevención del SENAME. Con los 11 computadores entregados por BancoEstado, el establecimiento terminará de implementar una moderna sala de computación que estará a disposición de todos los alumnos.  

En la ocasión, el vicepresidente de BancoEstado, Roberto Palumbo, destacó que “las nuevas tecnologías han demostrado ser un efectivo mecanismo de integración que acorta las distancias físicas e intelectuales, abriendo un mundo de oportunidades. El acceso a la información y al conocimiento cobra en nuestra sociedad un valor de extraordinaria relevancia y por eso estamos convencidos de que a través de este programa estamos aportando a un Chile mejor”. 

El ejecutivo aprovechó la oportunidad para destacar el esfuerzo de Marcos Rosas Villarroel, ex alumno del plantel que hoy sigue formando parte de centro de prevención social como educador a cargo del taller de computación. “Experiencias como la de Marcos, son el más claro ejemplo de que con esfuerzo y determinación es posible salir adelante y alcanzar nuestras metas”. 

Por su parte, Sergio Larraín, director Ejecutivo de Fundación Chilenter señaló que “el proyecto que nos presentó el Centro San Pablo de Mirasol, nos impactó de inmediato por la hermosa tarea que aquí se desarrolla y por el aporte que significa acercar las tecnologías a los niños pensando en el futuro de su crecimiento personal y profesional”

Hasta la fecha, más de 720 establecimientos educacionales de todo Chile han sido beneficiados con 4.911 equipos de BancoEstado. Para cerrar el 2011, la entidad financiera tiene programado proporcionar otros 900 equipos y tres servidores, para así totalizar una entrega de 5.811 computadores en lo que va del programa  “Computadores para Chile”.  

Desde el inicio de la alianza entre Chilenter y BancoEstado, la entidad financiera ha traspasado computadores para que la Fundación, dependiente del Ministerio de Educación, los reacondicione en su laboratorio y posteriormente los distribuya a organizaciones sociales, fundaciones sin fines de lucro y establecimientos educacionales subvencionados del país, con el propósito de continuar la tarea de alfabetizar digitalmente a los chilenos.