Search form

BancoEstado apoya el emprendimiento femenino en Chile

Subgerencia de Comunicaciones

, Jan 27, 2012. 02:00

A través de productos especialmente diseñados para este importante sector económico del país, la entidad bancaria estatal brinda apoyo a aquellas mujeres que decidieron sacar adelante a los suyos y trabajar férreamente por tener una mejor calidad de vida, a través de los más variados negocios e iniciativas. En cada uno de ellos está plasmado el esfuerzo y las ganas de construir un mejor país.
Lentamente vemos cómo en Chile el emprendimiento se vuelve una alternativa real para miles de familias que han visto, en sus propios negocios, la posibilidad de surgir, dar trabajo a otros y solventar aspectos clave de su desarrollo, como la educación o una vivienda propia. Como una forma de reconocer ese esfuerzo, BancoEstado encabezó una nueva versión del Premio al Emprendedor, al cual postularon más de 100 microempresarios de todo el país.

 

María Alejandra Valdés en la Séptima Versión del Premio al Emprendedor, oportunidad en la que obtuvo un auto cero kilómetro 

 

Una de las categorías que más llamó la atención fue la de “Mujer Emprendedora”, la que busca reconocer a aquellas microempresarias que, gracias a su trabajo diario, logran llevar el sustento a la familia y logran sacarla adelante. La ganadora de la versión 2011 fue María Alejandra Valdés, de  Talca, quien hoy atiende dos carros de comida rápida. Diariamente recibe a sus comensales, quienes la visitan para probar su exquisito mote con huesillos o los sabrosos completos y sándwich que forman parte de su oferta culinaria. 

Gracias a su emprendimiento, esta mujer con más de 30 años de trabajo, ha logrado vencer la limitación que significaba no contar con un título profesional y mantener la firme convicción de no querer repetir esa historia. Hoy, sus tres hijos, todos hacia el camino profesional, la ayudan a mantener el negocio funcionando, lo que los ha unido más como familia. 

Hace ocho años, María Alejandra accedió a un crédito que le otorgó BancoEstado, con el cual pudo adquirir un auto usado que es su herramienta de trabajo. Su esfuerzo, la calidad de sus productos y el ejemplo que representa para cientos de mujeres en nuestro país, la hicieron acreedora del primer lugar de la Séptima Versión del Premio al Emprendedor, que la reconoció con un automóvil cero kilómetro. 

Todo Chile emprende

Hace poco más de 10 años, Rosa Saavedra y su esposo decidieron dar un giro en sus vidas. Optaron por dejar el colectivo que conducía Sergio y compraron el primero de los tres taxis que hoy administran para convertirse en flamantes microempresarios. Fue un proceso complejo, difícil al comienzo, pero que hoy muestra sus frutos y que les permite dar trabajo a otras tres personas. Para Rosa, esta posibilidad de ayudar a otros la hace sentir bien y le ha permitido obtener muchas satisfacciones como dueña de casa: hoy está pagando los dividendos de lo que será su vivienda propia y sus hijos pudieron acceder a educación de calidad.

Esta emprendedora destaca la existencia de productos como los que ofrece BancoEstado para este segmento de la población. Recientemente solicitó un crédito por 10 millones de pesos, el que le fue entregado de forma rápida, gracias a su buen comportamiento crediticio con la institución. Para ella, esto significa una muestra de confianza y responde al lema de ser el banco de todos los chilenos. Gracias a este monto, podrá renovar uno de los vehículos de su flota, ya que, como reconoce, siempre es importante dar el mejor servicio a los clientes. 

El profesionalismo y el interés con el cual ha logrado hacer crecer su negocio, le significaron recibir un premio de $500.000 en la nueva versión del concurso Premio al Emprendimiento. 

Una mujer en terreno de hombres

Hace unos meses, Marta Vega, oriunda de Tocopilla, necesitaba una nueva clave de su chequera electrónica BancoEstado, pues la había extraviado. Su hija se acercó a la sucursal de su ciudad y fue ahí cuando recibió un folleto en donde explicaban el proceso de postulación al Premio del Emprendedor. Lo llevó hasta su casa y se lo entregó a su mamá. 

Hasta ese momento, Marta se desempeñaba en un ambiente en donde no es común encontrar mujeres: con su marido habían levantado una microempresa de arenado y pintura industrial. En un mundo rodeado de compresores, mangueras y tachos y pintura anticorrosiva, juntos habían logrado mantener a su familia y dar trabajo a cuatro personas. Hoy, la empresa que encabeza esta esforzada mujer,  presta servicios a diversas empresas del sector y alrededores, en los que se incluyen las localidades de Mejillones y María Elena, entre otras.

En ese primer acercamiento con BancoEstado, solicitó un millón de pesos para su negocio. Con ese monto, más otro financiamiento que ha gestionado de forma personal, ha logrado mantener un negocio que hoy sirve de sustento para ella, sus dos hijas y su nieto Agustín, de tan sólo un año y tres meses de edad. Y hoy, más que nunca, debe seguir adelante, ya que en octubre pasado perdió a su esposo. Su recuerdo y el hecho de haber comenzado juntos esta microempresa, son los elementos que la mantienen activa y concentrada en hacer las cosas bien, para que la empresa siga creciendo.

Esta historia de esfuerzo y empuje, fue reconocida con el segundo lugar en la reciente versión del Premio al Emprendimiento. Gracias al millón de pesos que recibió, podrá comprar un camión pluma, uno de sus más grandes anhelos, y así dotar de mayor logística e independencia un negocio que lo requiere. 

Apoyo al emprendimiento

 

En los siete años de existencia del Premio al Emprendedor BancoEstado, se han recibido más de 100 mil postulaciones y han sido premiadas 248 personas, por sus historias ejemplares de esfuerzo y dedicación. A todas, BancoEstado Microempresas les brinda soluciones crediticias para fortalecer sus emprendimientos. Esto es una muestra real del compromiso de la entidad para hacer de ésta, una sociedad más participativa, en donde todas las ideas son bienvenidas.

Historias como las de María Alejandra, Rosa y Marta, son sólo un ejemplo de cómo las mujeres han ido perdiendo el temor a emprender y cómo el esfuerzo, sumado a herramientas adecuadas para impulsar esas ganas de surgir, pueden significar cambios importantes en la vida de miles de personas en nuestro país.