Search form

Premio al Emprendedor BancoEstado: la innovación y las buenas ideas plasmadas en negocios exitosos

Subgerencia de comunicaciones

, Jul 13, 2012. 03:00

El reconocimiento al trabajo y al esfuerzo de quienes inician el camino del emprendimiento en Chile es fundamental para BancoEstado: personas que por su esfuerzo y constancia, son un ejemplo para muchos, y que , además, generan oportunidades de trabajo. Estos factores están presentes en las historias los microempresarios que ganaron la categoría Innovación de la Séptima versión del Premio Emprendedor.
 Tras pasar un tiempo en la cárcel, Jaime Acosta aprendió el sistema braille, método de escritura para personas ciegas. Al adquirir  los conocimientos, investigó el desarrollo de este sistema en Chile. A poco andar se dio cuenta que no existían empresas que desarrollaran estos métodos para discapacitados.
 
Con la idea de lograr una reinserción plena a la sociedad, hace 10 años que Jaime asumió el desafío de poner a prueba lo aprendido y comenzó la génesis de  una empresa que desarrolla servicios específicos para discapacitados. Así nació “Braille Colina”, negocio que cuenta con productos únicos, entre los que destacan  juegos, termómetros, teléfonos y  señalética, implementos que hasta hace poco no ni utilizados ni generados por ninguna institución o empresas en nuestro país.
 

Braille Colina cuenta con una amplia gama de productos para personas ciegas.
 
 
A medida que el negocio avanzó, surgió  la idea de ayudar y educar a personas discapacitadas e incluir a los privados de libertad para que trabajar en su empresa. Hoy, Jaime trabaja internamente con reclusos de Centro Penitenciario Colina 2: “Lo que yo espero es que cuando ellos salgan, puedan venir a trabajar con nosotros, que sepan que cuentan con una empresa que los recibirá y ayudará en su integración social”, dice.
 
Para Jaime esta distinción fue muy importante. “Es un premio al esfuerzo que hemos realizado. Es un reconocimiento a la integración de personas discapacitadas a quienes les es muy difícil encontrar trabajo en otro lugar”, dijo. 
 
El trabajo que realiza “Braille Colina”  ha servido y ayudado a muchas personas. Actualmente, la empresa trabaja con distintas municipalidades, el Servicio Nacional de Discapacidad (SENADI) y el Gobierno, en el proyecto para llevar a cabo el voto para ciegos, sistema que será utilizado en las próximas elecciones municipales.

Sanar de forma natural
 
Cuando Claudio incursionó en el negocio de las bebidas, comenzó comprando agua gasificada y repartiéndola dentro de la zona de Cañete, a través de su embotelladora “De La Frontera”. Con el tiempo, él y su señora, Claudia Ramírez, ingresaron al mercado de las bebidas gaseosas de fantasía, negocio que luego giró hacia las aguas de hierbas, un área en la que él y su esposa Claudia quisieron explorar. 
 
Las bebidas naturales, que nacen de hierbas medicinales, son un producto saludable, explica Claudio, “ya que trae principios activos de hierbas que ayudan a prevenir el alza de presión, eliminar líquidos, prevenir cálculos y purificar la sangre”.
 
 
 
Las bebidas son elabroadas con hierbas y frutos de la zona.
 
Su negocio, “Machitún”, cuenta con productos desde té de murtilla, producto antioxidante, manzanilla con sanguinaria, que limpia las arterias, Poleo con Quintral, producto que alivia la tos y ayuda a conciliar el sueño, entre otros. Las infusiones son hechas con finas hierbas y frutos de la región de la Araucanía.  
 
Para Claudia y su esposo,  el apoyo que recibieron como familia significó mucho para ellos. “Todo lo que tenemos ha sido gracias a BancoEstado”, afirma. Producto de su esfuerzo, compromiso y responsabilidad, han podido acceder a  distintos créditos para levantar una fábrica y su nueva casa.
 
Hoy la embotelladora “De la Frontera” cuenta con una alianza comercial con el “Taller laboral de Cuyimpalihue”, compuesto por mujeres campesinas mapuches, quienes por más de 30 años se han preocupado de recolectar distintas hierbas medicinales, “siempre con armonía y respecto a la Madre Naturaleza”, explica Claudio.