Search form

Niños del Hogar de Cristo disfrutaron de Fiesta Navideña organizada por BancoEstado y Sindicato de Trabajadores

Subgerencia de Comunicaciones

, Dec 24, 2013. 02:00

Una inolvidable y refrescante jornada de entretención vivió un grupo de 350 niños junto a sus madres, tías y abuelitas, en el Estadio San Jorge de la entidad financiera.
A pocos días de Navidad, estos menores de 0 a 14 años disfrutaron de una tarde llena de sorpresas, juegos, piscina y regalos, gracias a una iniciativa solidaria que desde hace seis años permite a familias del Hogar de Cristo celebrar esta importante fecha.

La Institución informó que esta colocación tiene como principal objetivo fortalecer patrimonialmente al Banco, para apoyar el desarrollo de sus actividades.

Provenientes de los centros de acogida de Til Til, Melipilla y Estación Central, estos niños fueron recibidos por el área de Responsabilidad Social y el Sindicato de Trabajadores de BancoEstado para la celebrar la Navidad como corresponde.

Durante el almuerzo, los invitados a esta acción solidaria estuvieron acompañados por autoridades de BancoEstado, encabezadas por su presidente, Segismundo Schulin-Zeuthen, y Jorge Fuentealba, presidente del Sindicato de Trabajadores de la entidad financiera, quienes dirigieron algunas palabras a los invitados. En representación del Hogar de Cristo estuvo presente Verónica Monroy, directora social de la Fundación.

La hora de almuerzo también estuvo acompañada de una sorprendente demostración de la rama de Taekwondo de BancoEstado, donde su equipo completo demostró y enseñó variadas técnicas a todo el público. Luego, los niños siguieron disfrutando de todas las actividades exclusivas para ellos, mientras que las mamás y abuelitas se movieron al ritmo de "Zumba".

¡La anhelada visita del Viejito Pascuero!

Además de los juegos y talleres, los invitados tuvieron la oportunidad de compartir con el Viejito Pascuero, quien vino especialmente a visitar y traer regalos a cada uno de los niños que asistieron a la fiesta.

Y como la navidad también es para los adultos, las mamás y abuelitas no se quedaron atrás, pues también hubo obsequios para ellas. Pero el mejor regalo que pudieron recibir fue ver a sus hijos reír y gozar de este día tan especial, que expresado por una de las asistentes, "será difícil de olvidar".